lunes, 18 de mayo de 2015

El Servivio a los Pobres

El Servicio a los Pobres:



















No hay vida de fe y oración auténticas que no terminen en compromiso con el hombre. Dios al creyente, en la oración, le pregunta por los demás, por sus problemas, por sus necesidades y le apremia a que salga del caparazón de su egoísmo, se abra a ellos, se sensibilice y comprometa con sus necesidades. 


El termómetro de una buena vida de fe y oración marca siempre una elevada temperatura en amor entregado y en servicialidad.






No hay comentarios:

Publicar un comentario